Las Grandes Horas de Ana de Bretaña


Volver

f. 36v, Visitación

Santa Isabel, vistiendo con la austeridad de las mujeres de edad en la época de Bourdichon, acompaña a la Virgen en medio de un paisaje montañoso. El castillo que aparece al fondo, con sus torres de tejados rojos, confiere un aire meridional al paisaje.
La extraordinaria expresividad de los dos rostros y la armonía exquisita y serena de la composición hacen de esta pintura una de las más conmovedoras de las Grandes Horas de Ana de Bretaña.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x