Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos

Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos
 f. 193r, El ángel arroja la piedra de molino al mar

Volver

f. 193r, El ángel arroja la piedra de molino al mar

De nuevo nos encontramos con una ilustración de dimensiones más bien reducidas y sin especial sentido creativo; el ilustrador se ha limitado a repetir el consabido esquema con el ángel descendiendo en postura inverosímil y arrojando la piedra de molino al mar, como ejemplo del castigo que espera a Babilonia. El mar es evocado por medio de una superficie azul recorrida por líneas ondulantes rojas y negras que le prestan plasticidad. Ubi angelus lapidem molarem / misit in mare es el texto alusivo a dicha operación. El color marino coincide con el cerúleo de la franja superior, destacando el rojo de la intermedia. La piedra, de dimensiones gigantescas, se identifica por la propia denominación LAPIS, extremo bastante excepcional en las inscripciones del Beato de Silos. Aunque la inscripción coincide con la de los beatos de Escalada (f. 205v), Valcavado (f. 170r), Urgell (f. 176r), y Fernando I (f. 236v), la postura del ángel está más cerca de los tres últimos, pues en Escalada está de pie.
E[t tulit unus angelus...], inicial de sencilla estructura, perteneciente al tipo de las redondeadas con los trazos laterales terminados en triangulillos. Delineada en rojo y fondo amarillo.

Ángela Franco Mata
(Jefa del Departamento de Antigüedades Medievales del Museo Arqueológico Nacional)


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x