Apocalipsis Flamenco

Apocalipsis Flamenco
 f. 4r, Cartas a las Iglesias de Sardes, Filadelfia y Laodicea

Volver

f. 4r, Cartas a las Iglesias de Sardes, Filadelfia y Laodicea

En esta miniatura aparecen representadas las misivas a las tres iglesias restantes. San Juan aparece sentado sobre una colina; tiene la pierna izquierda doblada por debajo suyo mientras mantiene la derecha extendida. Sostiene un rollo de pergamino sobre sus rodillas sobre el que escribe lo que le indica la paloma. Con su mano izquierda sujeta un cuerno a modo de tintero. Su espeso cabello rubio es rizado y tiene alrededor de su cabeza una aureola de oro bruñido. Está envuelto en un manto cuyo extremo flota suavemente al viento. La presencia de Cristo es sugerida por la imagen de la Verónica, en el cielo rojo, por encima de san Juan. Cinco bustos de ángeles rodean la Verónica o Vero Icono. Los ángeles se inclinan con los brazos cruzados por encima de las nubes mientras observan las escenas debajo de ellos. Están pintados en rojo sobre un cielo rojo, de forma que solo son visibles gracias a los trazos blancos de sus alas y cabello. Las alas están compuestas de pequeñas plumas, igual que el brazo izquierdo del ángel que está en el extremo derecho. Las iglesias no están identificadas por filacterias como en el f. 3r. La iglesia de arriba a la izquierda es probablemente la de Sardes. Dos esqueletos ocupan el espacio libre entre las dos iglesias de la izquierda. El esqueleto de la izquierda mantiene su mano derecha contra su regazo al tiempo que mira por encima de su hombro izquierdo a san Juan. El otro esqueleto, con una estola enrollada alrededor de su cuerpo, mantiene doblada una rodilla hacia arriba mientras alza su mano izquierda hacia san Juan. Hacen referencia al versículo primero: «Yo conozco tus obras, que tienes nombre de vivo pero estás muerto».
La iglesia en la parte inferior izquierda es la de Filadelfia. Cinco personas están arrodilladas ante una puerta abierta. En primer plano, delante de la iglesia, un hombre viste un jubón corto marrón de cuello alto y mangas afiladas. Los puños de sus mangas se extienden cubriendo sus manos. Por debajo de su cintura lleva ceñido un ancho cinturón de eslabones cuadrados dorados. Lleva el cabello cortado muy por encima de las orejas. La mujer que está tras él está ricamente vestida con una larga túnica azul, un abrigo por encima de los hombros y con un velo blanco cubriéndole la cabeza. Esta pareja probablemente represente a los mecenas que encargaron el manuscrito. Tanto ellos como su séquito harían referencia al versículo 8 («Conozco tu conducta. Te abriré una puerta que ningún hombre puede cerrar porque aunque eres débil has guardado mi Palabra y no has negado mi nombre») o al versículo 10 («Como has cumplido tu promesa de tener paciencia, también te protegeré del momento de la tentación que caerá sobre el mundo entero para probar a todos los que lo habitan»). Los rostros de la pareja, de los dos hombres junto a ellos y del ángel en la entrada de la iglesia están muy dañados, incluso es posible que hayan sido raspados.

Abajo a la derecha, la iglesia de Laodicea está simbolizada por un grupo de tres personajes desnudos. La mujer de pie tiene su mano derecha levantada mientras se protege el abdomen con la izquierda. Delante de ella un hombre enjuto, de espaldas al espectador, alza sus manos juntas al cielo. Junto a él está arrodillado un ciego con barba con sus manos unidas en oración. Lleva una estola, igual que el esqueleto que aparece por encima de él. Estos personajes representan el versículo 17: «Tu dijiste que eras rico y próspero, que no tenías ningún tipo de necesidad sin saber que eres mísero, desgraciado, pobre, ciego y estás desnudo». Las flores y los árboles son similares a los de la miniatura previa, con la diferencia de que los árboles son mucho más pequeños. De hecho los que están a los pies de la mujer desnuda apenas son más grandes que las flores.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x