Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos

Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos La lucha de la serpiente contra el hijo de la mujer
Volver

La lucha de la serpiente contra el hijo de la mujer

Y apareció en el cielo una gran señal: una mujer revestida del sol con la luna bajo sus pies y en su cabeza una corona de doce estrellas. Se halla encinta, y gritaba a punto de dar a luz con los dolores del parto. Y fue visto otro signo en el cielo: apareció un enorme dragón de color rojizo con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas; y en su cola arrastra la tercera parte de las estrellas que hay en el cielo, y las precipitó a tierra. El dragón se plantó delante de la mujer, que estaba a punto de dar a luz, para devorar a su hijo nada más nacer. (Ap. 12, 1-4)
 
Es una de las composiciones más impresionantes de los beatos, tanto así que ha tenido cabida en la película El Nombre de la Rosa de Umberto Eco.
La ilustración está dominada por el gran dragón rojo de siete cabezas, que se constituye en el eje vertebrador de toda la historia; con las distintas cabezas lucha contra la mujer y los ángeles y vomita agua en el desierto, adonde aquella ha huido. Si el dragón con su corpulencia y magnitud domina la escena, la mujer se repite en tres ocasiones. Importaba clarificar la sucesión de los acontecimientos. A la derecha de la ilustración, la mujer, alada, lleva al hijo ante el trono de Dios. La convención celeste se indica por medio de estrellas, donde están inscritos los tres personajes. La mujer, que ha huido al desierto, es representada abajo a la izquierda con grandes alas, y la serpiente alude a dicho animal satánico. San Miguel, acompañado de dos ángeles, sostiene una lucha con el dragón, venciendo y derribando a Satanás y a sus ángeles. Con su apariencia de Satanás, se halla atado en las profundidades del pozo del abismo interpretado a modo de cepo. En torno a él se sitúan desnudos sus ángeles sin alas. Con su cola, el dragón ha barrido una tercera parte de las estrellas del cielo.
 
Ángela Franco Mata
Jefa del Departamento de Antigüedades Medievales
Museo Arqueológico Nacional
Fragmento del libro Beato de Silos


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x