Libro del Golf 

Libro del Golf 
 f. 20v, Marzo, las damas en el jardín

Volver

f. 20v, Marzo, las damas en el jardín

La miniatura principal del folio 20v. muestra, en el primer plano, a un campesino, vestido como sus compañeros, con calzas, abarcas y sayón corto, que detiene su trabajo de cavar en un bancal de un jardín de hierbas –esto es, a la vez huerta y jardín de plantas medicinales–, cerrado por una empalizada, para quitarse su gorra con el fin de saludar a la señora, con saya de cuello y amplias mangas de piel, que, con un pequeño perro blanco en su mano derecha, le hace un gesto elocutivo, exhortativo, con la izquierda; detrás, la acompaña una doncella vestida con saya con amplio escote con el borde inferior recto, cubierto con una gorguera alta de tela tupida. En el plano intermedio, dos campesinos talan un árbol aún sin hojas; un poco más lejos, el señor de la tierra, tocado con gorra y vestido con ropa o ropón con mangas y cuello de marta cibelina, dialoga con otro campesino que se apoya en el mango de lo que quizá sea un hacha. Al fondo, a la izquierda, una fortificación con foso lleno de agua y puente levadizo por el que cabalga un hombre sobre su caballo; encima de las murallas, destaca una gran mansión; a la derecha, un campesino, montado sobre uno de los dos caballos que arrastran, probablemente, un carro para transportar la leña, pasa debajo de un hórreo destinado a guardar el cereal; junto a él, una choza con techo de paja. El campesino del primer plano sostiene una laya con la que ha cavado y removido la tierra para hacer nuevos bancales.
El jardín o vergel –quizá de hierbas medicinales y hortalizas– está formado, según preceptúan los tratados de fines de la Edad Media, por bancales rectangulares ligeramente elevados sobre un lecho de tablas para un mejor drenaje. La empalizada que rodea el jardín significa que se encierra un tesoro desde el punto de vista no sólo simbólico, sino también material, es decir, que el vergel posee un valor mercantil. Se conoce la importancia que, en la Edad Media, tuvo el comercio de especias, de plantas empleadas en la fabricación de pigmentos y de tintes o en la preparación de remedios medicinales que no pueden cultivarse fuera del lugar cercado. Es un entorno tanto cortesano, tanto hortelano. La empalizada parece haber servido para construir barreras de espacios colindantes con casas campesinas o señoriales. El sistema de bancales aparece en planos de jardines como el célebre de la abadía de San Galo, dibujado en Reichenau hacia 825 (San Galo, Cod. Sang. 1092). La técnica de bancales es inherente a la simple organización de un espacio en que se cultivan plantas variadas en cantidades pequeñas. Petrus de Crescentiis la recomienda para agrupar plantas sembradas en la misma época. En la pintura, aparecen con aspecto diverso. Con unos tonos de verde y de ocre más oscuros que los del suelo, los bancales, cuadrados o rectangulares adquieren la estructura de un damero en las perspectivas de los jardines. La imagen de la señora dando órdenes al jardinero está influida por las ilustraciones de algunos manuscritos del Opus ruralium commodorum de Petrus de Crescentiis, conocido también por la traducción francesa realizada en 1373 bajo el nombre de Rustican o Livre des prouffits champestres. La escena que se aprecia en el plano intermedio con la tala de un árbol indica la utilización de la madera con fines distintos a los de procurar leña para el fuego; posiblemente se utilizaría para la construcción o reparación de casas o para la realización del mobiliario o utensilios del hogar. La tala de árboles se ejecutaba, generalmente, en invierno para aprovechar la parada impuesta por la naturaleza antes de que la savia remonte a los árboles. La mayoría de los ciclos franceses e italianos muestran la tala en los meses de noviembre y de diciembre; sin embargo, en algunas zonas de Francia, como en Aubeterre, y en ciertos ciclos flamencos se sitúa al final del invierno, en el mes de marzo.
La escena del cuidado del jardín se encuentra en obras de Gérard Horenbout, como el Breviario de Mayer van den Bergh (f. 2v.) y, de forma casi idéntica, en el Libro de Horas de Juana I de Castilla (f. 2v.) y en las Horas de los Espínola (f. 2v.); por su parte, Simon Bening muestra el cultivo del vergel en el Libro de Horas de las Flores (f. 2v.) y en el de Bella da Costa (f. 4v.), al que añade la tala de árboles en las Horas de Hennessy (ff. 3v.-4r.) y en el Libro de Horas de Múnich-Montserrat (ff. 4v.-5r.), pero no formando parte de la misma imagen, sino en el folio que tiene enfrente. La integración se llevará a cabo tan sólo en el Libro del Golf, y, de forma bastante similar a la de este códice, en una de las hojas de un calendario del pintor de Brujas de hacia 1540 (Londres, The British Library, Add. Ms. 18855, f. 108r.).
En el bas-de-page del folio 20v., unos niños representados mediante la técnica de camafeo, hacen sonar matracas, al igual que en el rectángulo superior derecho de la orla que rodea el texto del calendario del Breviario de Mayer van den Bergh (f. 2v.) y en el friso superior del Libro de Horas de los Espínola (f. 2v.), ambos obras de Gérard Horenbout. En el extremo izquierdo, dos de ellos se pelean: sería difícil decidir si se trata de una riña o de la lucha como deporte o diversión.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x