Dioscórides de Cibo y Mattioli

Dioscórides de Cibo y Mattioli Aro (Arum italicum), ff. 52v-53r
Volver

Aro (Arum italicum), ff. 52v-53r

«El aro, que los sirios llaman lufa, tiene unas hojas como las de la serpentina, si bien más largas y con menos manchas, y posee un tallo rojizo de la longitud de un palmo, como una mano de mortero, del cual nace la semilla, que es de color azafranado. Tiene la raíz blanca como la de la serpentina, pero su gusto no es tan fuerte, razón por la cual se come, lo mismo que sus hojas, condimentadas con sal. Las hojas también se comen secas, cocidas por sí solas. La raíz, la semilla y las hojas poseen las mismas propiedades que las de la serpentina. La raíz, aplicada a modo de emplasto con bosta de buey, es remedio especialmente indicado para la gota. Se conserva como la raíz de la serpentina y, puesto que su sabor no es tan fuerte como el de esta, se usa más para comer» (f. 52v).
 
Vive en lugares frescos, muchas veces alterados por la acción humana, y bosques de ribera en España, Italia, Francia, Gran Bretaña, región mediterránea y oeste de Asia. Sus partes verdes contienen un alcaloide, un glucósido y saponinas. En fitoterapia popular se ha utilizado como cicatrizante, para curar quemaduras, como purgante y para enfriamientos. Sus raspaduras aplicadas a las durezas de los pies las ablandan. Antiguamente el almidón que se obtenía de su tubérculo rizomatoso se usaba para almidonar la ropa.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid

(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x