Atlas Miller

Atlas Miller Islas Azores

Volver

Islas Azores

La carta en la que aparece el archipiélago de las Azores (la mitad izquierda de lo que fue una carta entera), presenta sólo, aparte de estas Insule Ancipitrum (Islas Azores) y de otra gran isla rectangular y fantástica (Insula Viridis), algunas representaciones de naves y rosas de los vientos. Este ejemplar cartográfico, cuando estaba entero, mostrando las aguas del Atlántico frente a la Península Ibérica y una parte de esta península, que hacia el este representaría poco más que Portugal, era una carta portulano que, aunque decorada, sin duda podría ser utilizada para fines hidrográficos. Su sistema de direcciones está constituido por las habituales dieciséis líneas de rumbo, con el centro de construcción en algún punto del Atlántico, entre las Azores y Portugal. Como hoy no tenemos más que la mitad izquierda de la carta, sólo podemos localizar en ella nueve intersecciones de esas líneas de rumbo. Son cuatro las rosas de los vientos dibujadas y coloreadas visibles hoy en esa mitad izquierda, aunque dos de ellas están representadas por la mitad. Todas tienen los indicadores del Norte aún con forma de peones de ajedrez, al igual que en todas las demás cartas del Atlas Miller, donde ninguna rosa de los vientos tiene los indicadores del Norte bajo la forma de flor de lis. Un tronco de leguas está presente en medio del océano, pero el meridiano graduado de latitudes que, probablemente, también tendría la carta, al igual que otras de este atlas, no es hoy visible, pues debía de estar colocado en el extremo derecho de la mitad que falta. Están representados cuatro paralelos (círculos de climas), correspondientes a los climas cuarto, quinto, sexto y séptimo, según Tolomeo. La toponimia se limita a los nombres de las islas Azores, que son los nombres verdaderos y definitivos. No se ve ninguna gran leyenda con texto en latín; quizá estaría situada en la mitad perdida, o quizá la carta no tenía ninguna, tal vez lo más probable. La iconografía de la arquitectura naval muestra tres grandes naves portuguesas, como las que, por el mar de las Azores, aprovechando los vientos favorables, volvían todos los años de la “Carrera de la India”. No hay ninguna iconografía heráldica de banderas ni escudos, ni siquiera en el archipiélago de las Azores, ni tampoco otro tipo de representaciones, ni humanas, ni de fauna o flora.

Alfredo Pinheiro Marques
Centro do Estudos do Mar Luís de Albuquerque
(Fragmento del libro de estudio Atlas Miller)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x