Atlas Vallard

Atlas Vallard India, Asia, Insulindia, costa de Australia
Volver

India, Asia, Insulindia, costa de Australia

Como es característico en la cartografía portuguesa de la época de Juan III (r. 1521-1557), se dejan en blanco las zonas aún mal conocidas, que aparecen sobre todo en la parte oriental del archipiélago malayo. El trazado de las costas del continente asiático es bastante correcto, pero se percibe una tendencia a acortar en longitud, lo que puede resultar de dos factores: por un lado, la inexistencia en aquel tiempo de un sistema riguroso de medida de esa coordenada, determinada a partir de la estimación de las distancias recorridas; por otro, de un inconfesado propósito, y con un interés comercial, de hacer entrar el máximo de tierras en la mitad del mundo que, por el Tratado de Tordesillas, correspondía a Portugal.
Como se podía esperar de un mapa inspirado en la cartografía portuguesa, toda ella náutica, la toponimia es exclusivamente costera, con lo que el interior de las tierras queda disponible para las miniaturas. De las miniaturas, las que cubren la parte continental de Asia son bastante realistas. En el plano de fondo, azulado como en la pintura flamenca, al igual que en el mapa precedente, aparecen sobre la India, la Península de Indochina y Australia o «Java Mayor» escenas de intención aparentemente más decorativa que documental.
Como es habitual en la cartografía portuguesa de la época, los pequeños accidentes de la costa, especialmente los innumerables ríos y los estuarios de la costa de la India, aparecen inmensamente exagerados. En las zonas más pobladas y más frecuentadas por los portugueses, como la India, la toponimia es prácticamente toda nativa. Es en las zonas marginales, como el extremo oriental de Insulindia y China, donde aparecen más topónimos portugueses.
Una laguna en nuestro mapa con paralelo en la cartografía portuguesa de la época lo constituye todo el  norte de Filipinas. Sólo después de la conquista española (1571) comienzan las Filipinas a figurar en la cartografía portuguesa en su integridad. La más antigua representación conocida, correcta y completa del archipiélago es la de un mapa grabado por Petrus Plancius sobre el modelo de un dibujo de Bartolomau Lasso, datable en 1582. Al contrario de lo que ocurre con las Filipinas, el área de Maluco era bien conocida por los portugueses desde 1514. En nuestro mapa, las Malucas figuran en forma de un rosario de cinco islas dispuestas de Norte a Sur a lo largo de la costa de Halmahera o Gilolo, curiosamente sin toponimia.

Luís Filipe F. R. Thomaz
Director del Instituto de Estudios Orientales de la Universidad Católica Portuguesa
(Fragmento del volumen de estudios Atlas Vallard)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x