Beato de Liébana, códice del Monasterio de San Salvador de Tábara, Zamora

Beato de Liébana, códice del Monasterio de San Salvador de Tábara, Zamora f. 223v, El triunfo del jinete sobre la bestia
Volver

f. 223v, El triunfo del jinete sobre la bestia

La ilustración ignora el momento previo a la batalla y representa, únicamente, lo narrado en el versículo 20 y parte del 21, es decir, el apresamiento de la bestia y del seudoprofeta –según se lee en la inscripción situada junto al margen superior: «uestia et seudo p[ro]p[heta] cabtus est»– de una forma no mencionada en la storia; debajo se ve a dos hombres armados con mazos que golpean a la bestia con apariencia de cuadrúpedo, con un cuerno que sale de su frente que toma un hombre semidesnudo para apresarla. Debajo, otras dos personas se disponen a apalear al seudoprofeta, caído en el suelo y nimbado, una de las cuales lo sujeta de los cabellos en señal de dominio. En el extremo derecho, las aves devoran el cuerpo y los ojos de un hombre desnudo muerto; junto a él, hay una inscripción donde se ha escrito «vbi saturati sunt abibus/de carnibus eor[um]». Las franjas de colores muestran que el significado de éstos depende del contexto en donde se encuentre; así, el rojo y el amarillo hacen referencia, muy probablemente, al fuego y al azufre donde fueron arrojados vivos la bestia y el seudoprofeta.

Salvo en la ausencia del cadáver devorado por los pájaros, los códices de la familia I difieren en gran medida entre sí y de los manuscritos de la familia II. En el Beato de El Escorial (f. 150r.), donde la versión antigua parece conservarse mejor, la bestia, que escupe abundante sangre, es apresada por un hombre nimbado; debajo, otro hombre, va a clavar un cuchillo al seudo profeta, que aparece muerto junto con sus seguidores. Una imagen similar, con los elementos esenciales de un hombre apresando a la bestia y otro dando muerte al seudoprofeta, ha podido influir en la familia II, cuyo modelo más antiguo parecen seguir con fidelidad los beatos de San Miguel de Escalada (f. 211r.) y de Girona; sin embargo, la captura de la bestia da la sensación de una escena de género, y el seudoprofeta, más que apresado, está siendo ejecutado, con lo que la imagen se aleja bastante de la storia. El esquema de estos dos manuscritos del siglo se repite, aunque con ciertas corrupciones, en la rama IIb, ya que en la IIa se produce una simplificación de personajes: uno solo es el que golpea a la bestia mientras la tiene apresada por una de las orejas, y otro al seudoprofeta, de rodillas, directamente sobre la espalda; en la parte inferior derecha, debajo del apaleamiento del falso profeta, siempre sin nimbo, se encuentra el hombre devorado por las aves. Por su parte, en la rama IIb, aumenta el número de personajes, también con túnicas cortas, aunque sin pantalones, que castigan a los malvados y el mazo que va a golpearlos se encuentra siempre en alto; uno de ellos, situado en el extremo inferior sujeta al seudo profeta por los cabellos; la bestia, además, siempre es apresada por un cuerno o por su hocico.

Carlos Miranda García-Tejedor
Doctor en Historia
(Fragmento del libro de estudio Beato de Girona)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x