Apocalipsis de Val-Dieu

f. 28v · Los siete ángeles de las plagas postreras; los arpistas en el mar de vidrio


Volver

Juan, sentado en una peña a la izquierda con un ave blanca a sus pies, atiende a la visión de siete ángeles en las nubes. Están a punto de recibir las copas con las siete últimas plagas que han de afligir a los moradores de la tierra. Sobre un «mar de vidrio» verde, mezclado con lenguas de fuego, se alza un grupo de hombres que sostienen arpas y cantan el cántico de Moisés. Las posturas y los agrupamientos de Juan y las restantes figuras son casi idénticos a los del Apocalipsis de Lambeth, incluso en pequeños detalles iconográficos como el ave a los pies de Juan, que desde luego no se menciona en el texto bíblico y cuya presencia hay que entender como un componente del paisaje imaginado por el artista. La escena se destaca sobre un fondo diapreado en verde, y una banda lateral enlaza las iniciales de los textos, con un búho posado en la fronda más alta y un par de animales híbridos en las más bajas.

"Y vi otra señal en el cielo, grande y maravillosa: siete ángeles, que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas es consumada la ira de Dios. Y vi así como un mar de vidrio revuelto con fuego, y a los que vencieron la bestia y su figura y el número de su nombre, que estaban sobre la mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios; y que cantaban el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los siglos. ¿Quién no te temerá, Señor, y engrandecerá tu nombre? Porque solo [tú] eres piadoso; y todas las Gentes vendrán y adorarán delante de ti, porque se han manifestado tus juicios". (Ap 15, 1-4)

Apocalipsis iluminado. Siglo XIV. f. 28v · Los siete ángeles de las plagas postreras; los arpistas en el mar de vidrio

Volver

f. 28v · Los siete ángeles de las plagas postreras; los arpistas en el mar de vidrio

Juan, sentado en una peña a la izquierda con un ave blanca a sus pies, atiende a la visión de siete ángeles en las nubes. Están a punto de recibir las copas con las siete últimas plagas que han de afligir a los moradores de la tierra. Sobre un «mar de vidrio» verde, mezclado con lenguas de fuego, se alza un grupo de hombres que sostienen arpas y cantan el cántico de Moisés. Las posturas y los agrupamientos de Juan y las restantes figuras son casi idénticos a los del Apocalipsis de Lambeth, incluso en pequeños detalles iconográficos como el ave a los pies de Juan, que desde luego no se menciona en el texto bíblico y cuya presencia hay que entender como un componente del paisaje imaginado por el artista. La escena se destaca sobre un fondo diapreado en verde, y una banda lateral enlaza las iniciales de los textos, con un búho posado en la fronda más alta y un par de animales híbridos en las más bajas.

"Y vi otra señal en el cielo, grande y maravillosa: siete ángeles, que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas es consumada la ira de Dios. Y vi así como un mar de vidrio revuelto con fuego, y a los que vencieron la bestia y su figura y el número de su nombre, que estaban sobre la mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios; y que cantaban el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los siglos. ¿Quién no te temerá, Señor, y engrandecerá tu nombre? Porque solo [tú] eres piadoso; y todas las Gentes vendrán y adorarán delante de ti, porque se han manifestado tus juicios". (Ap 15, 1-4)

Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más obtener más información puedes leer nuestra política sobre cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.