Apocalipsis de Val-Dieu

f. 45r · La Ciudad Santa baja del Cielo 


Volver

Juan, sentado en una roca, ve cómo desciende la ciudad santa de Jerusalén de las nubes del cielo, donde están el Sol y la Luna. A la izquierda, desde una media mandorla entre nubes, la «voz del trono», representada en forma de ángel, anuncia que Dios ha dicho que va a hacer nuevas todas las cosas. Tras los desastres y aflicciones que la humanidad ha tenido y seguirá teniendo que sufrir a lo largo de los siglos, y que han sido descritos en el Apocalipsis, Dios creará un cielo nuevo y una tierra nueva, donde no habrá más sufrimiento. Allí «limpiará Dios toda lágrima, y la muerte no será ya más; y no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron». Este suceso da paso a la conclusión, pacífica y espiritual, de los dos últimos capítulos del Apocalipsis. Las actitudes de Juan y del ángel, y las estructuras arquitectónicas de la Ciudad Santa, son casi idénticas a las del modelo inglés. La escena se desenvuelve sobre un fondo diapreado en morado oscuro, y la banda lateral que une las iniciales ornamentales tiene un animalillo arriba y un ave abajo.

“Y yo, Juan, vi la ciudad santa, la Jerusalén nueva, que de parte de Dios descendía del Cielo, y estaba aderezada como una esposa ataviada para su esposo. Y oí una gran voz del trono, que decía: Ved aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos. Y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios en medio de ellos será su Dios. Y limpiará Dios toda lágrima de los ojos de ellos, y la muerte no será ya más; y no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron. Y dijo el que estaba sentado en el trono: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe, porque estas palabras son muy fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho es. Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin. Yo daré de balde a beber al que tuviere sed, de la fuente del agua de la vida. El que venciere poseerá estas cosas, y seré yo su Dios, y él será mi hijo. Mas a los cobardes e incrédulos, y malditos, y homicidas, y fornicarios, y hechiceros, y a los idólatras, y a todos los mentirosos, la parte de ellos será en el lago que arde en fuego y en azufre, que es la segunda muerte”. (Ap 21, 2-8)
.
 

Apocalipsis iluminado. Siglo XIV. f. 45r · La Ciudad Santa baja del Cielo (Ap. 21, 1-8) Apocalipsis de Val-Dieu

Volver

f. 45r · La Ciudad Santa baja del Cielo 

Juan, sentado en una roca, ve cómo desciende la ciudad santa de Jerusalén de las nubes del cielo, donde están el Sol y la Luna. A la izquierda, desde una media mandorla entre nubes, la «voz del trono», representada en forma de ángel, anuncia que Dios ha dicho que va a hacer nuevas todas las cosas. Tras los desastres y aflicciones que la humanidad ha tenido y seguirá teniendo que sufrir a lo largo de los siglos, y que han sido descritos en el Apocalipsis, Dios creará un cielo nuevo y una tierra nueva, donde no habrá más sufrimiento. Allí «limpiará Dios toda lágrima, y la muerte no será ya más; y no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron». Este suceso da paso a la conclusión, pacífica y espiritual, de los dos últimos capítulos del Apocalipsis. Las actitudes de Juan y del ángel, y las estructuras arquitectónicas de la Ciudad Santa, son casi idénticas a las del modelo inglés. La escena se desenvuelve sobre un fondo diapreado en morado oscuro, y la banda lateral que une las iniciales ornamentales tiene un animalillo arriba y un ave abajo.

“Y yo, Juan, vi la ciudad santa, la Jerusalén nueva, que de parte de Dios descendía del Cielo, y estaba aderezada como una esposa ataviada para su esposo. Y oí una gran voz del trono, que decía: Ved aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos. Y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios en medio de ellos será su Dios. Y limpiará Dios toda lágrima de los ojos de ellos, y la muerte no será ya más; y no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron. Y dijo el que estaba sentado en el trono: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe, porque estas palabras son muy fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho es. Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin. Yo daré de balde a beber al que tuviere sed, de la fuente del agua de la vida. El que venciere poseerá estas cosas, y seré yo su Dios, y él será mi hijo. Mas a los cobardes e incrédulos, y malditos, y homicidas, y fornicarios, y hechiceros, y a los idólatras, y a todos los mentirosos, la parte de ellos será en el lago que arde en fuego y en azufre, que es la segunda muerte”. (Ap 21, 2-8)
.
 

Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Haz click AQUÍ para más información sobre nuestra política. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.