Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos

Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos Daniel en el foso de los leones
Volver

Daniel en el foso de los leones

La composición se distribuye en folio y medio. En el f. 238v el rey Darío ordena un terrible castigo a Daniel, porque ha desobedecido sus órdenes. Había prohibido que se dirigieran plegarias a cualquier divinidad; solamente él mismo se lo permitiría y durante un plazo. Aconsejado por los envidiosos ordena que el profeta sea arrojado a un foso con leones. Sentado el rex sobre su trono con el cetro de la autoridad en alto, ordena el castigo con la derecha. Pero los leones, en lugar de devorarlo, lamen sus pies por orden de Dios que ha enviado hasta Habacuc a su ángel, quien da de comer a Daniel la comida que tiene en un cuenco.
En la parte inferior de la escena, el rey Darío está recostado en su lecho, velado por dos soldados provistos de lanza y rodela. No consigue conciliar el sueño, mantiene los ojos abiertos, preocupado por el castigo infligido a Daniel.
 
Ángela Franco Mata
Jefa del Departamento de Antigüedades Medievales
Museo Arqueológico Nacional
Fragmento del libro Beato de Silos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x