Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos

Beato de Liébana, códice del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Burgos Los cuatro jinetes del Apocalipsis
Volver

Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Y miré, y cuando el Cordero hubo abierto uno de los siete sellos, oí a uno de los cuatro animales que me decía con una voz como de trueno: “Ven y mira”. Y vi un caballo blanco y el jinete llevaba un arco, y le fue entregada una corona, y salió vencedor y preparado para vencer. Y al abrir el segundo sello, oí al segundo animal que decía: “Ven y mira”. Y salió otro caballo bermejo, y al que iba montado sobre él le fue dada potestad para quitar la paz de la tierra y que los hombres se mataran los unos a los otros, y le fue entregada una espada grande. Y cuando hubo abierto el tercer sello, oí al tercer animal que me decía: “Ven y mira”. Y vi un caballo negro y su jinete tenía en la mano una balanza. Y oí una voz que venía de en medio de los cuatro animales diciendo: “Dos libras de trigo por un denario y seis libras de cebada por un denario, pero el vino y el aceite no tocarlo”. Y en cuanto hubo abierto el cuarto sello oí al cuarto animal que me decía: “Ven y mira”. Y vi un caballo bayo y su jinete tenía por nombre Muerte y en pos de él iba el Infierno. Y le fue dado el poder sobre la cuarta parte de la tierra de matar con la espada, con el hambre y con la muerte, incluso a los animales de la tierra. (Ap. 6, 1-8)

Como narra la secuencia bíblica, los cuatro jinetes del Apocalipsis eran sinónimo de destrucción. Para Beato, el jinete coronado que monta el caballo blanco figura la voz triunfadora de Dios; el caballo simboliza la Iglesia y el jinete es Cristo.
 
Ángela Franco Mata
Jefa del Departamento de Antigüedades Medievales
Museo Arqueológico Nacional
Fragmento del libro Beato de Silos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x