Breviario de Isabel la Católica

f. 363v, Jorge (23 de abril - s. XIX)


Volver

Una miniatura enmarcada de doce renglones a una columna, de san Jorge luchando con el dragón. Fue un santo muy popular en Flandes, y su imagen en combate con el dragón es muy frecuente entre las memoriae de muchos libros de horas. La iconografía usual le muestra a caballo, hincando su lanza en la boca o el cuello del dragón, mientras al fondo aparece arrodillada la princesa a la que rescata del monstruo. La historia de un dragón que tenía atemorizada a la ciudad de Silena en Libia, y al que para aplacarle se le entregaron primero ovejas, después hombres jóvenes y doncellas, y finalmente la princesa a la que rescató Jorge, se cuenta en la Leyenda áurea. En el arte flamenco de esta época la iconografía es convencional, salvo en las imágenes de las Horas Huth y las Horas de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso, que muestran al santo ya vencedor, desmontado de su caballo y conduciendo al dragón del ronzal hacia la princesa. Entre los breviarios flamencos de esta época está representado en los de Bourbon, Brimeu y Grimani. Hay una orla parcial de la primera categoría, con roleos de acanto dorado y flores sobre fondo verde.


f. 363v, San Jorge luchando con el dragón (23 de abril - s. XIX). Breviario de Isabel la Católica (última década del s. XV, Flandes) Ms. 18851, The British Library, Londres

Volver

f. 363v, Jorge (23 de abril - s. XIX)

Una miniatura enmarcada de doce renglones a una columna, de san Jorge luchando con el dragón. Fue un santo muy popular en Flandes, y su imagen en combate con el dragón es muy frecuente entre las memoriae de muchos libros de horas. La iconografía usual le muestra a caballo, hincando su lanza en la boca o el cuello del dragón, mientras al fondo aparece arrodillada la princesa a la que rescata del monstruo. La historia de un dragón que tenía atemorizada a la ciudad de Silena en Libia, y al que para aplacarle se le entregaron primero ovejas, después hombres jóvenes y doncellas, y finalmente la princesa a la que rescató Jorge, se cuenta en la Leyenda áurea. En el arte flamenco de esta época la iconografía es convencional, salvo en las imágenes de las Horas Huth y las Horas de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso, que muestran al santo ya vencedor, desmontado de su caballo y conduciendo al dragón del ronzal hacia la princesa. Entre los breviarios flamencos de esta época está representado en los de Bourbon, Brimeu y Grimani. Hay una orla parcial de la primera categoría, con roleos de acanto dorado y flores sobre fondo verde.


Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más obtener más información puedes leer nuestra política sobre cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.