Dioscórides de Cibo y Mattioli

Dioscórides de Cibo y Mattioli Peonía (Paeonia officinalis L.), ff. 84v-85r
Volver

Peonía (Paeonia officinalis L.), ff. 84v-85r

«La peonía, que algunos llaman glicísida, tiene un tallo de dos palmos de altura, del cual parten numerosas ramas. La encontramos en dos variedades: masculina y femenina; la masculina tiene unas hojas como las del nogal, mientras que la femenina tiene los bordes hendidos, como el esmirnio. Tanto una como otra producen en la parte superior del tallo unas vainas de forma almendrada, en el interior de las cuales, una vez abiertas, se encuentran multitud de granos rojos, similares a los de la granada, y entre estos, cinco o seis de un tono violáceo. La raíz del macho tiene un dedo de grosor, un palmo de longitud, es de color blanco y astringente al gusto; en torno a la de la hembra crecen otras siete u ocho, de forma abellotada, como las del asfódelo. La raíz seca se les da a las mujeres que no quedan purgadas del parto; bebida en cantidad de una almendra, provoca la menstruación. Se bebe con vino para el dolor de barriga, alivia la ictericia, los cólicos renales y el dolor de vejiga. Cocida con vino y bebida, estriñe el vientre {ms.: Restañar el vientre y la menstruación, en rojo en el margen izquierdo}. Diez o doce granos de los rojos, bebidos con vino acerbo, detienen el flujo menstrual; también se come para mitigar los vómitos y el fuerte dolor de barriga {ms.: Los vómitos, en rojo en el margen izquierdo}. Si se dan a beber a los niños, eliminan los cálculos nada más formarse. Quince granos de los negros, bebidos con aguamiel o vino, son eficaces contra la angustia  que de noche oprime el sueño y contra los sofocos y dolores de útero. Crece en montes altísimos y parajes escarpados» (f. 84v).

Vive en bosques de la mitad norte y este de España, norte y centro de Italia, Francia y en casi toda Europa continental hasta el Cáucaso. Contiene alcaloides y antocianos en sus raíces rizomatosas y tuberosas. Sus hojas contienen vitamina C. Se consideraba una planta apotropaica, es decir, protectora contra el mal. De acción vasoconstrictora, contrae los capilares sanguíneos y es también coagulante. Se administraba después del parto. Las antiguas farmacopeas la citaban como eficaz antiepiléptico y contra la parálisis, dolores de cabeza y vértigos. Tiene acción antiespasmódica, antiinflamatoria, baja la tensión y es sedante. En homeopatía se usa la tintura de la raíz fresca. 

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Haz click AQUÍ para más información sobre nuestra política. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.