Libro de los Testamentos

f. 53v, Testamento de Alfonso V en el Libro de los Testamentos Catedral Metropolitana, Oviedo (Siglo II) Liber Testamentorum

Volver

f. 53v, Testamento de Alfonso V

Si en el caso anterior hablamos de extravagancia compositiva, en este caso podríamos decir lo propio de la iconografía. Ya comentábamos que el deseo de sorprender con una imagen diferente lleva al artista a buscar modelos diversos, con lo que evita la monotonía de otros manuscritos. Aqui ha recurrido a una imagen cósmica de poder, algo que corresponde al dios Júpiter en la antigüedad romana, a Dios en la Alta Media o, en todo caso, a su representante laico, el emperador. El atlante sostiene un círculo que normalmente sería el propio universo, como Atlas de quien depende. En su interior se encuentra el rey e, inusualmente, se le subordinan la reina y el obispo. Hay un eco de las imágenes de los cónsules romanos que se encuentran en los dípticos de marfil en el momento en que inauguran los juegos con los que se inicia su mandato. Por tanto, hubo de acudir a dos clases de modelos para crear uno propio.
Alfonso V fue un rey importante, pero en modo alguno desarrolló una política de tal alcance, lejos además de sus posibilidades, porque heredó un reino empobrecido y débil, debido a los ataques continuos de las tropas de al- Mansur y su hijo Abd al-Malik. La composición elegida es por tanto ajena a sus hechos de gobierno. Por una vez, el exceso del símbolo no ha llenado el folio como en los ejemplos anteriores. Hubo más imágenes reales, faltan tres, de las que hay que destacar las de Fernando I y, sobre todo, Alfonso VI, el rey admirado más allá que cualquier otro por Pelayo. De él dijo que era "rey movido por la misericordia" y "padre y defensor de todas las iglesias hispanas". Se recortaron hace tiempo y se han perdido parece que definitivamente.
Pese a estas pérdidas, el cartulario sigue siendo el más excepcional que se conserva en Europa. Ninguno anterior pudo servir de modelo porque no existía. Por el contrario, el de Pelayo está en el origen de los que se realicen luego para las catedrales de Santiago de Compostela y León.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x