Apocalipsis Flamenco

Apocalipsis Flamenco
 f. 1r, Escenas de la vida de San Juan

Volver

f. 1r, Escenas de la vida de San Juan

La miniatura inicial de este manuscrito muestra varios episodios de la vida de san Juan el Evangelista anteriores a su exilio en la isla de Patmos. San Juan permanece en una estructura similar a un púlpito predicando a un grupo de mujeres dentro de un espacio circular rodeado por un muro de ladrillos. Detrás de las mujeres se yergue una iglesia gótica en forma de cruz griega (todas las naves tienen el mismo tamaño). La aguja de la torre central atraviesa el marco de nubes serpenteantes. A través de las puertas abiertas de una entrada lateral se aprecia a san Juan bautizando a una mujer, Drusiana. Un grupo de tres hombres, que representan espías paganos, la están observando, aunque el hombre de cuclillas contra el muro de la iglesia parece ser el único que esté observando la escena. En la parte izquierda de la miniatura, delante de la muralla, dos guardias conducen a san Juan ante el procónsul, que sostiene en su mano derecha una vara nudosa, símbolo de su autoridad. Detrás del procónsul hay un edificio techado alto y estrecho con cuatro miradores en las esquinas. En la parte superior de los gabletes escalonados están sentados dos leones que probablemente simbolizan el poder del Imperio Romano. A la derecha del procónsul hay un perro sentado con la cabeza vuelta hacia la izquierda. En la siguiente escena, san Juan es transportado en barco a Roma. A la izquierda, sobre las agitadas aguas, navega una pequeña embarcación en la que se encuentran san Juan y dos hombres más. La barca tiene un par de escálamos dobles con el fin de que dos remeros puedan bogar. Las tracas laterales de la embarcación son claramente visibles al igual que la cubierta de proa. En Roma, el emperador Domiciano espera a san Juan en el exterior de la Puerta Latina. Por orden de Domiciano, san Juan es lanzado en un caldero con aceite hirviendo, cuyo fuego lo va alimentando un hombre con leña, mientras otro lo aviva pisando alternativamente sobre dos fuelles. Sin embargo, el aceite hirviendo no causa ningún daño a san Juan, que alza serenamente sus manos en oración. A continuación Domiciano lo destierra a la isla de Patmos. En la parte inferior de la miniatura, el timonel dirige su pequeño bote en dirección a Patmos. La construcción del bote muestra claramente que se trata de una embarcación de quilla plana. En las dos representaciones de la embarcación, tanto la caña como el timón, así como su unión al codaste mediante pernos y pivotes, han sido dibujados con gran detalle.

En primer plano, cubierto por juncos y flores, aparecen un pequeño pájaro y un conejo. El pájaro mira hacia atrás por encima de su ala izquierda. Los árboles de la miniatura tienen unas protuberancias extrañas en su parte derecha resaltadas con pintura blanca. Solo los árboles que están en el interior del cercado tienen hojas, mientras que el resto están pelados. San Juan, que aparece cinco veces dentro de la miniatura, es representado como un joven barbilampiño con una espesa mata de pelo rizado rubio y una aureola de oro bruñido.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x