Apocalipsis Flamenco

f. 17r, Las siete copas y la ira de Dios son derramadas sobre la tierra


Volver

Nueve bustos de ángeles desnudos flotan en el cielo añil salpicado de estrellas doradas. Siete de ellos vierten las copas con la ira de Dios sobre la tierra. Una de ellas cae sobre tres hombres arrodillados adorando al dragón de las siete cabezas. El líquido de la segunda cae sobre el mar y perecen todas las criaturas vivas que había en él. El tercer ángel vierte su copa sobre los ríos, convirtiendo sus aguas en sangre. El cuarto la vacía sobre el sol, que envuelve a los tres hombres que lo miran y saltan de dolor, en un fuego abrasador. El quinto ángel derrama su copa sobre el trono de la bestia. Según el texto bíblico, la gente se mordía la lengua de dolor; el iluminador de esta escena ha pintado a cuatro hombres que muestras sus lenguas, como muestra de ese dolor. El sexto ángel vierte su copa sobre las aguas del río Éufrates. Finalmente, el séptimo ángel vacía su copa y las fuerzas de la naturaleza se desencadenan: truenos, relámpagos, granizos, un fuerte terremoto que destruye Babilonia.


Apocalipsis Flamenco f. 17r, Las siete copas y la ira de Dios son derramadas sobre la tierra

Volver

f. 17r, Las siete copas y la ira de Dios son derramadas sobre la tierra

Nueve bustos de ángeles desnudos flotan en el cielo añil salpicado de estrellas doradas. Siete de ellos vierten las copas con la ira de Dios sobre la tierra. Una de ellas cae sobre tres hombres arrodillados adorando al dragón de las siete cabezas. El líquido de la segunda cae sobre el mar y perecen todas las criaturas vivas que había en él. El tercer ángel vierte su copa sobre los ríos, convirtiendo sus aguas en sangre. El cuarto la vacía sobre el sol, que envuelve a los tres hombres que lo miran y saltan de dolor, en un fuego abrasador. El quinto ángel derrama su copa sobre el trono de la bestia. Según el texto bíblico, la gente se mordía la lengua de dolor; el iluminador de esta escena ha pintado a cuatro hombres que muestras sus lenguas, como muestra de ese dolor. El sexto ángel vierte su copa sobre las aguas del río Éufrates. Finalmente, el séptimo ángel vacía su copa y las fuerzas de la naturaleza se desencadenan: truenos, relámpagos, granizos, un fuerte terremoto que destruye Babilonia.


Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más obtener más información puedes leer nuestra política sobre cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.