Libro de horas de Enrique IV de Francia y III de Navarra

Santa María de Egipto (Egipciaca) llevando tres tortas y sin otra ropa que su pelo largo y frondoso, en el Libro de horas de Enrique IV de Francia y III de Navarra (París, XV-XVI)

Volver

Santa María de Egipto llevando tres tortas y sin otra ropa que su pelo largo y frondoso, f. 88v

            Dentro de los sufragios de los santos dedicados a las mujeres, santa María Egipciaca aparece ante un pequeño edificio tardogótico -posiblemente, la ermita en donde vivía- inserto en un paisaje, como referencia al alejamiento que llevó a cabo durante su expiación. La santa aparece desnuda, prácticamente cubierta por sus largos cabellos rubios, llevando entre sus manos tres panes. La leyenda, atribuida al obispo de Jerusalén Sofronio y divulgada en la Edad Media por Hildeberto de Mans y Jacopo da Varazze, cuenta que fue una cortesana alejandrina que, tras diecisiete años de vida disoluta, se arrepintió y se retiró al desierto de Transjordania para hacer penitencia. Un desconocido le dio tres denarios con los que compró tres panes que la alimentaron durante sesenta años. Al cabo de los años, tras deshacerse sus vestiduras, sus cabellos llegaron a cubrirle su cuerpo, adquiriendo, como muestra la imagen, el aspecto iconográfico de mujer salvaje. En el texto se la invoca para interceder por el perdón de los pecados del dueño del libro de horas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x