Libro de los Medicamentos Simples

Libro de los Medicamentos Simples f. 166r

Volver

f. 166r

La magnetita es la piedra imán que atrae el hierro, saca hacia fuera cualquier trozo de hierro que esté dentro de una herida, contra la hidropesía, las enfermedades del bazo y la enfermedad que hace caer los cabellos, puesto que atrae la flema y el humor melancólico.
El lapis agapis, sirve contra la obstrucción de orina, para romper la piedra de la vesícula, y quitar las pasión cólica.
La belemnita o lapis lincis es una piedra que se hace de la orina del lince, y sirve para la obstrucción de orina y para romper la piedra.
Lapis armericus es la piedra armenia.
Lapis spongie o la esponjina es la sustancia orgánica córnea que forma el esqueleto de algunas silicoesponjas.
El lapis demonis es una piedra negra que, cuando se frota, atrae al igual que el ámbar los trozos de paja.
Marguerites o perles son carbonato cálcico con otros productos, producida por un cuerpo extraño en algunos moluscos, particularmente del género Pinctata.
El vinagre o vino agrio es frío y seco en segundo grado. Tiene una virtud penetrante que procede de su substancia que es sutil, penetrante y divisoria. Además tiene virtud constrictiva a causa de sus cualidades, ya que es frío y seco. El vino agrio se puede hacer de la siguiente manera. Se pone vino bueno hasta la mitad de una vasija, y se deja sin tapar para que el vino agrio sea bueno. Pero si se quiere hacer más rápido, se puede calentar acero con piedras, y se mete dentro del vino, dejando la vasija destapada. También se puede dejar la vasija dos o tres días al sol con sal. Otra forma es poner a hervir en agua una vasija llena de vino y bien tapada. Si quieres probar si un vino agrio es bueno o es malo, espárcelo sobre tierra seca o sobre hierro, y si el vino agrio se pone a hervir es que es bueno, si no, no lo es. Contra los vómitos y el flujo de vientre, hervir vino agrio con rosas, taray y nuez moscada, y mojar en esta decocción lana o una esponja. En el caso que sean vómitos se pone sobre el estómago, y si es flujo de vientre, se pone sobre el ombligo. De esta misma forma sirve el sirope que se llama jarabe acetoso contra la fiebre simple, la doble la terciana y la cotidiana producidas por flema salada, así como todas las fiebres agudas si se da por la mañana con agua caliente. El jarabe acetoso divide y hace sutil la materia, y se hace de la siguiente manera: se debe disolver azúcar en vino agrio, luego se cuece hasta que se pegue a la cuchara con la que se está moviendo. Si quieres que además sea diurético lo tienes que cocer durante más rato. El jarabe acetoso sirve contra la materia caliente y el vino agrio también contra la materia fría. De vino agrio y de miel se hace el oximiel, que algunas veces es simple y otras es compuesto. El oximiel simple está hecho de dos partes de vino agrio y la tercera de miel, que se ponen a cocer juntos hasta que se queden espesos como la miel. El compuesto se hace de la siguiente manera. Se cogen raíces de perejil, de hinojo y de apio, y se parten un poco, luego se ponen a macerar en vino agrio durante toda una noche y un día. Al segundo día se cuece todo junto y se filtra. En este vino agrio así filtrado se añade la tercera parte de miel. A continuación se cuece de igual forma que el simple. Se hace también oximiel escilítico de la siguiente manera. Se coge escila y se pone a macerar de igual forma en vino agrio durante una noche y un día. Después se pone a cocer, se filtra y se le añade miel como ya se ha dicho. Es conveniente quitar lo de fuera y lo de dentro de la escila, y utilizar únicamente lo que hay en medio. Si no se tiene escila se puede utilizar raíz de rábano, y prepararse de igual modo que se ha dicho antes para los otros. El oximiel simple o el compuesto debe administrarse contra la materia fría, ya que la madura y la digiere. El vino agrio conforta el apetito de la siguiente manera, tomar salvia, perejil, pimienta y menta, machacarlas y diluirlas en vino agrio. Esta salsa es de los de Poitou. Además, si se come la carne con tan solo vino agrio, conforta el apetito y lo aumenta. Si el vino agrio se encuentra el vientre lleno es laxante, y si lo encuentra vacío lo estriñe. El vino agrio sirve también para los que están débiles a causa de una enfermedad si se prepara de esta manera: tomar vino agrio y mojar por dentro un trozo de pan tostado, y untar con el pan bien empapado la boca, la nariz y los labios del paciente, así mismo en las venas pulsátiles, que son las venas en las que se siente el pulso, tanto en el brazo como en otra parte, poner este pan empapado en vino agrio. Esto conforta mucho al paciente y al apetito, aunque para el apetito es mejor empaparlo en jugo de menta. El vino agrio también sirve contra la letargia y el frenesí si se frotan las manos y los pies con sal y vino agrio. Para esto mismo sirve si se lava la cabeza afeitada con una decocción de vino agrio y de castóreo.
La manteca o butirum es caliente en primer grado y húmeda en segundo grado. La mejor es la que se hace de leche de vaca o de oveja y, cuanto más reciente sea es mejor. Contra la tos seca, la respiración difícil, y para los tísicos que se consumen y se secan sirve la manteca fresca añadida en todas las comidas o en los potajes, o bien dársela sobre pan caliente. De este forma se restablece la humedad y se quita la tos. Contra el dolor de nervios y los golpes, si se untan a menudo de manteca rancia en el baño o junto al fuego, se calma el dolor y se confortan los nervios. Para los apostemas calientes se debe cocer la planta llamada acanto o la planta de las violetas, y luego mezclarla con manteca rancia o fresca, y hacer un emplasto. De este modo se madura de forma maravillosa el apostema y se calma el dolor. Isaac dice que la manteca es conveniente para las heridas del pulmón, del diafragma y del pecho, puesto que mundifica, lenifica y suaviza, y hace que se maduren las heridas. Además calma el dolor que tienen los niños en las encías cuando les van a salir los dientes. Si se da a beber mantequilla con miel sirve contra el veneno. Pero en el caso que se use la manteca con frecuencia o que se coma una gran cantidad, dañará al estómago, puesto que relaja los nervios del estómago y lenifica su aspereza.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x