Dioscórides de Cibo y Mattioli

Dioscórides de Cibo y Mattioli Pan porcino (Cyclamen hederifolium Aiton.), ff. 11v-12r
Volver

Pan porcino (Cyclamen hederifolium Aiton.), ff. 11v-12r

«El pan porcino tiene las hojas como las de la hiedra, violáceas, abigarradas, con algunas manchas blanquecinas por arriba y por abajo; tiene un tallo de cuatro dedos de largo, desnudo y sin hojas, en la parte superior del cual nacen unas flores encarnadas con forma de rosa. La raíz es negra, aplanada, similar a un nabo; bebida con agua dulce, purga la flema y el agua por las partes bajas; bebida y aplicada, provoca la menstruación. Dicen que hace abortar a las mujeres encinta si la pisan y que acelera el parto a quienes la llevan como amuleto. Se bebe con vino como antídoto para todos los venenos, sobre todo el de la liebre marina. Aplicada como emplasto, alivia las picaduras de serpiente; mezclada con vino, embriaga. Se bebe en cantidad de tres dracmas con vino de pasas o vino de miel aguado para la ictericia; mas luego es preciso poner al enfermo en un lugar caliente con muchas mantas encima para que sude, y el sudor que transpira es amarillo, del color de la bilis. El jugo de la raíz se instila en la nariz para purgar la cabeza; se pone en el recto con un poco de lana, como un supositorio, para ir de vientre. Untado en el ombligo y el pubis, casi hasta los muslos, tiene efectos laxantes y provoca el aborto de las mujeres encinta; aplicado como ungüento con miel sobre los ojos, es un remedio efectivo contra las cataratas y los trastornos de la vista. Se mezcla con medicinas abortivas. Untando el ano con su jugo y un poco de vinagre, se recoloca el recto prolapsado. El jugo se extrae de las raíces majadas y se cuece hasta que adquiere una densidad melosa. La raíz purga y limpia la piel, detiene la afluencia de los humores y previene la aparición de pústulas y ampollas. Sola o mezclada con miel, cura las heridas; aplicada como emplasto, ablanda el bazo. Alivia las quemaduras del rostro debidas al sol y hace rebrotar el cabello caído por la alopecia. Su cocimiento es bueno para los esguinces, la gota, las úlceras de la cabeza y los sabañones. Si se fríe la raíz en aceite añejo y se aplica este en las heridas, tiene efecto cicatrizante. Si la raíz se vacía, se rellena de aceite y se pone a cocer sobre el rescoldo, añadiéndole ocasionalmente cera tirrena, se obtiene un ungüento pegajoso y viscoso muy bueno, sobre todo, para los sabañones. La raíz se conserva cortada en rodajas, como la cebolla albarrana. Se dice que majada y moldeada en forma de píldoras se emplea para sortilegios amorosos. El pan porcino crece en lugares poco soleados y umbrosos, sobre todo al pie de los árboles» (f. 11v).

Vive en bosques caducifolios en casi toda Italia, Francia y sur de Europa desde Italia hacia el este. Florece en verano y otoño. El tubérculo de esta planta contiene saponinas y tomado fresco es un potente vomitivo. Machacado, se ha utilizado como ictiotóxico, es decir para envenenar las aguas en remansos de ríos y pescar de esa manera los peces que quedan atontados. Pese a su toxicidad para los humanos es inocuo para los cerdos, que lo comen con gusto. De ahí proviene su nombre vernáculo.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)


Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más obtener más información puedes leer nuestra política sobre cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.