Dioscórides de Cibo y Mattioli

Alquequenje (Physalis alkekengi), ff. 7v-4r


Volver

«Existe otra especie de hierba mora, llamada en propiedad alquequenje. Tiene hojas similares a las de la primera, aunque más anchas; sus pequeños tallos, cuando crecen, se inclinan hacia el suelo. El fruto crece en unos folículos redondos similares a vejigas rojizas; es redondo, lustroso, similar a los granos de uva que se usan para hacer guirnaldas. Posee las mismas propiedades que la hierba mora y se emplea de la misma manera, aunque no es comestible. Su fruto tiene efectos diuréticos y cura la ictericia. El jugo de ambas hierbas se exprime, se seca a la sombra y se conserva para su uso» (f. 7v).
 
Se encuentra en lindes y campos abandonados, en olivares y viñedos, dispersa por España, Italia, Francia y el centro de Europa. Sus frutillos redondos o bayas están encerrados en una vejiga colorada formada por las cinco piezas del cáliz; contienen ácido cítrico, vitaminas A y C, trazas de un alcaloide, mientras que su cubierta contiene un amargo llamado fisalina. El cocimiento de sus frutos, mejor inmaduros, o su extracto, se utilizaban como diurético y para combatir la gota.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Dioscórides de Cibo y Mattioli Alquequenje (Physalis alkekengi), ff. 7v-4r

Volver

Alquequenje (Physalis alkekengi), ff. 7v-4r

«Existe otra especie de hierba mora, llamada en propiedad alquequenje. Tiene hojas similares a las de la primera, aunque más anchas; sus pequeños tallos, cuando crecen, se inclinan hacia el suelo. El fruto crece en unos folículos redondos similares a vejigas rojizas; es redondo, lustroso, similar a los granos de uva que se usan para hacer guirnaldas. Posee las mismas propiedades que la hierba mora y se emplea de la misma manera, aunque no es comestible. Su fruto tiene efectos diuréticos y cura la ictericia. El jugo de ambas hierbas se exprime, se seca a la sombra y se conserva para su uso» (f. 7v).
 
Se encuentra en lindes y campos abandonados, en olivares y viñedos, dispersa por España, Italia, Francia y el centro de Europa. Sus frutillos redondos o bayas están encerrados en una vejiga colorada formada por las cinco piezas del cáliz; contienen ácido cítrico, vitaminas A y C, trazas de un alcaloide, mientras que su cubierta contiene un amargo llamado fisalina. El cocimiento de sus frutos, mejor inmaduros, o su extracto, se utilizaban como diurético y para combatir la gota.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más obtener más información puedes leer nuestra política sobre cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.