Dioscórides de Cibo y Mattioli

Pie de león (Alchemilla vulgaris), ff. 121v-122r


Volver

«El pie de león, que algunos llaman alquimila y otros estelaria, es una planta que crece, sobre todo, en prados de montaña. Sus hojas se parecen mucho a las de la malva, pero son más duras, más nervadas y rugosas; los lóbulos, que suelen ser ocho aunque en ocasiones pueden ser menos, son mucho más vistosos y todos dentados, de tal modo que, cuando las hojas están bien abiertas, semejan una estrella. El tallo crece hasta la altura de un palmo y a menudo más; parten de este numerosos ramúsculos en cuyo extremo se abren unas flores que parecen estrellas, de un color verde tendente al amarillo y muy menudas. La raíz es del grosor de un dedo y puede alcanzar una longitud superior al palmo y medio. Brota en mayo y florece en junio. Resulta utilísima para cicatrizar las heridas, tanto internas como externas, de aquí que los cirujanos alemanes a menudo se sirvan de ella en la preparación de bebedizos para las heridas mortales y los intestinos, así como para las fístulas. El polvo de la planta desecada, si se bebe con agua destilada de la planta fresca o con un cocimiento de esta desecada, sana las hernias intestinales de los niños. Una cucharada de este mismo polvo, diluido con vino o caldo y administrado durante quince o veinte días, se da con no poco provecho a las mujeres estériles cuando la lubricidad de los humores impide que el semen se adhiera al útero. Su destilado, bebido primero y luego aplicado en las partes genitales, detiene la leucorrea; si continúa tomándose, estrecha la vagina de tal modo que hace pasar por vírgenes a las mujeres que no lo son, sobre todo si durante varios días se sientan encima de su cocimiento. Los paños de tela mojados en agua y aplicados sobre los senos hacen que se retraigan, de suerte que se tornan redondos y turgentes» (f. 121v).

Vive en lugares frescos en el norte y zonas de montaña en España, norte de Italia, Francia, Gran Bretaña y Europa. La identificación de las especies dentro de este género es muy complicada, por los caracteres diferenciales a veces tan poco claros. Contiene aceite esencial, glucósidos, taninos, amargos y trazas de ácido salicílico. El cocimiento de sus hojas y flores es eficaz contra las hemorragias, cicatrizante y digestivo, por sus efectos antiinflamatorios y astringentes.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Dioscórides de Cibo y Mattioli Pie de león (Alchemilla vulgaris), ff. 121v-122r

Volver

Pie de león (Alchemilla vulgaris), ff. 121v-122r

«El pie de león, que algunos llaman alquimila y otros estelaria, es una planta que crece, sobre todo, en prados de montaña. Sus hojas se parecen mucho a las de la malva, pero son más duras, más nervadas y rugosas; los lóbulos, que suelen ser ocho aunque en ocasiones pueden ser menos, son mucho más vistosos y todos dentados, de tal modo que, cuando las hojas están bien abiertas, semejan una estrella. El tallo crece hasta la altura de un palmo y a menudo más; parten de este numerosos ramúsculos en cuyo extremo se abren unas flores que parecen estrellas, de un color verde tendente al amarillo y muy menudas. La raíz es del grosor de un dedo y puede alcanzar una longitud superior al palmo y medio. Brota en mayo y florece en junio. Resulta utilísima para cicatrizar las heridas, tanto internas como externas, de aquí que los cirujanos alemanes a menudo se sirvan de ella en la preparación de bebedizos para las heridas mortales y los intestinos, así como para las fístulas. El polvo de la planta desecada, si se bebe con agua destilada de la planta fresca o con un cocimiento de esta desecada, sana las hernias intestinales de los niños. Una cucharada de este mismo polvo, diluido con vino o caldo y administrado durante quince o veinte días, se da con no poco provecho a las mujeres estériles cuando la lubricidad de los humores impide que el semen se adhiera al útero. Su destilado, bebido primero y luego aplicado en las partes genitales, detiene la leucorrea; si continúa tomándose, estrecha la vagina de tal modo que hace pasar por vírgenes a las mujeres que no lo son, sobre todo si durante varios días se sientan encima de su cocimiento. Los paños de tela mojados en agua y aplicados sobre los senos hacen que se retraigan, de suerte que se tornan redondos y turgentes» (f. 121v).

Vive en lugares frescos en el norte y zonas de montaña en España, norte de Italia, Francia, Gran Bretaña y Europa. La identificación de las especies dentro de este género es muy complicada, por los caracteres diferenciales a veces tan poco claros. Contiene aceite esencial, glucósidos, taninos, amargos y trazas de ácido salicílico. El cocimiento de sus hojas y flores es eficaz contra las hemorragias, cicatrizante y digestivo, por sus efectos antiinflamatorios y astringentes.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más obtener más información puedes leer nuestra política sobre cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.