Atlas universal de Fernão Vaz Dourado

Atlas universal de Fernão Vaz Dourado Mapa 8: Sudeste asiático
Volver

Mapa 8: Sudeste asiático

Cerca de dos quintas partes de esta carta proceden de la anterior: todo el espacio hacia el norte del ecuador y hacia el oeste de la escala de latitudes ha sido reproducido previamente. Las grandes regiones representadas se extienden desde la Península de Malasia, de la Conchinchina y de Sumatra hasta Java, las islas de Sonda (con Solor y Timor), las Molucas y Nueva Guinea, dividiéndolas el ecuador en dos partes iguales: 19º N y 19º S. La presencia en la cartografía portuguesa de la secuencia de las islas de Sumatra, Java y el archipiélago de Sonda, en dirección a las Molucas, data de las primeras décadas del siglo xvi. En las cartas insertas en el Livro de Francisco Rodrigues, de c. 1513 o en la carta del Índico atribuida a Pedro Reinel, de c. 1517, tiene la imagen de Vaz Dourado sus «más lejanos» fundamentos.
 
La carta es muy semejante al f. 19 del Livro de Marinharia de João de Lisboa, de c. 1560, pero una gran parte de la imagen, hasta la escala de latitudes, es casi una copia de la parte sur del f. 6r. del Atlas universal de Lázaro Luís. El primer autor que abordó esta comparación fue Varnhagen, que la subraya tanto en la descripción de nuestro atlas como al comentar la obra de Lázaro Luís: «La hoja 14 de este atlas es una copia de la hoja 6ª del atlas de Lázaro Luiz hecho en 1563, esto es, ocho años antes que el de Vaz Dourado». Y más adelante: «Esta carta fue sin duda copiada de la que viene en la 6ª hoja del atlas MS. de Lázaro Luiz hecho en 1563 y que está en la Biblioteca de la Academia de las Ciencias de Lisboa». Y, a propósito del Atlas de Lázaro Luís:
 
Esta carta [6ª] es la misma de la hoja 14ª del Atlas de Fernão Vaz Dourado y tiene en los mismos y respectivos lugares las mismas costas que vienen en la carta de este. A saber: 1º aquí invernó Martim Afonso de Melo; 2º aquí invernó don Jorge de Menezes; 3º Costa de Luzón y Laos por donde, a causa de un temporal, navegó P. Fidalgo viniendo de Borneo en un junco de China, yendo a parar a Lamao.
 
Las referencias y las islas donde «invernaron» Martim Afonso de Melo (entre los Mares de Banda y Arafura) y don Jorge de Meneses (a lo largo de la costa norte de Nueva Guinea), las encontramos ya en el f. 9 del Atlas universal de Diogo Homem, de 1558, de la British Library, en los ff. 9r y 9v del atlas atribuido a Bartolomeu Velho, de c. 1560, de la Huntington Library, y en el f. 19r del atlas atribuido a Sebastião Lopes, de c. 1565, de la Newberry Library de Chicago, precisamente con las mismas localizaciones. Como ya hemos dicho, en esta última obra se encuentra también la referencia al viaje de Pero Fidalgo.
 
Pero además Varnhagen deja noticia de la herencia de la imagen de Vaz Dourado:
 
Es sin duda de este de Vaz Dourado del que copió J. Hugue de Linschot Hollandez para su Gran Routier de la edición de 1619, del que, con las cartas correspondientes, existe un ejemplar en la Biblioteca Pública de Lisboa, y parece que fue de Linschot de quien Gerard Mercator copió la carta que está después de la página 361 de la edición de Ámsterdam de 1619.
 
Aunque Armando Cortesão no esté de acuerdo, no nos cabe duda de la relevancia de este mapa como fuente para Linschoten. Las cuatro banderas que remiten a la presencia y posesión portuguesas de varios lugares y territorios se reparten entre Malaca, las Molucas y las islas del mar de Banda (Banda y Amboino). En el borde inferior derecho, sobre un ampliado y detallado litoral rectilíneo, hacia el este del antimeridiano de Tordesillas materializado por la escala de latitudes, encontramos la marca de posesión sobre territorios españoles: un blasón con las armas de Castilla/León y Aragón-Sicilia. El escudo está rodeado por la inscripción: «Esta costa la descubrió Fernando de Magallanes, natural de Portugal, por mandato del emperador Carlos, en el año de 1520». Sin embargo, la costa representada este-oeste, y que continua en la hoja siguiente, ilustra uno o varios itinerarios náuticos, paralelos al ecuador, 4º al sur de éste. Se trata claramente del litoral norte de Nueva Guinea, donde no estuvo Magallanes, y que fue recorrido primero por Jorge de Meneses por parte portuguesa y por Álvaro de Saavedra por parte española en 1527, y después, con mayor detenimiento, por Villalobos e Íñigo de Retes, quien dio nombre a la gran isla, en 1545.
 
Pero los comentaristas ochocentistas van más lejos al imaginar ver la costa de Australia. Decía el futuro Vizconde de Sá da Bandeira, en 1832: «En uno de los mapas está marcada la costa septentrional de Australia y debajo se lee: Esta costa fue descubierta por Fernando de Magallanes, natural de Portugal, por orden del Emperador Carlos, en el año de 1520. Esto es, cien años antes de que la vieran los holandeses». Y pocos años después Varnhagen, a propósito de la hoja 14, escribe: «[…] contiene una de las cartas más interesantes de este mapa, pues tiende a aclarar en parte la historia de los descubrimientos en Australia». Para contestar a las románticas hipótesis ochocentistas recordaríamos que el punto más septentrional del continente australiano se localiza a 10º 41’ S.

João Carlos Garcia
Faculdade de Letras, Universidade do Porto
(Fragmento del volumen de estudio Atlas universal de Fernão Vaz Dourado)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x