El Arte Barroco en España y Portugal

El Arte Barroco en España y Portugal

En vísperas de la expansión colonial, la Península Ibérica se adhiere a un gran movimiento artístico que se caracteriza por una abundancia apabullante, una sobrecarga decorativa que culmina en el exceso y en la desmesura. Esta profusión en la ornamentación parece nutrirse de su propia exaltación. El arte hace llegar al paroxismo los arrebatos místicos que encarnan los escritos de San Juan de la Cruz o de Santa Teresa de Ávila. Tanto si se trata de las corrientes isabelina o manuelina, que conducen hasta sus últimas consecuencias al estilo flamígero propio de toda la Europa gótica, como de las lujurias del arte churrigueresco o rococó, lo propio del genio hispanoluso consigue expresarse con gran ostentación. Aquel movimiento, servido por las riquezas del nuevo mundo, permitirá y será el origen, desde finales del siglo xv hasta los albores del siglo xix, de numerosas obras maestras.

El Arte Barroco en España y Portugal muestra las consecuencias de los Grandes Descubrimientos y de la afluencia de riquezas del Nuevo Mundo en la arquitectura y el arte de la Península Ibérica durante los tres siglos posteriores al descubrimiento de Colón (siglos xvi-xviii). La España Plateresca y Mudéjar, el Siglo de Oro, el Barroco español y lusitano, y finalmente, el entusiasmo religioso del arte Ultra Barroco, son analizados e ilustrados en este hermoso libro.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x