Dioscórides de Cibo y Mattioli

Narciso de ramillete y Narciso de los poetas, f. 59r

Volver

Narciso de ramillete y Narciso de los poetas, f. 59r

Sus hojas son similares a las del puerro, delgadas, pero mucho más pequeñas y estrechas; el tallo es hueco, sin hojas, y crece más de un palmo; la flor es blanca, por dentro amarilla, y rojiza en algunas; la raíz tiene forma de cebolla, es redonda y blanca por dentro; la semilla, negra y larga, está como encerrada en una membrana.

La flor más preciada nace en las montañas y emana un dulce aroma; todas las demás huelen a hierba o a puerro. La raíz cocida, tanto si se come como si se bebe, provoca el vómito; triturada con un poco de miel y untada, es buena para las quemaduras por fuego; empleada como cataplasma suelda los cortes de los nervios; como cataplasma con miel también es buena para los esguinces de tobillo y los dolores articulares de larga duración. Mezclada con vinagre y semillas de ortiga, reduce las manchas faciales y las manchas blancas de la piel; con miel y yero, purga el pus de las úlceras y provoca la rotura de los abscesos que tardan en madurar; aplicada como cataplasma con harina de cizaña y miel, expele cualquier elemento extraño atrapado bajo la piel.

Hay otra variedad de narciso, que crece en los prados de las altas montañas; sus hojas son similares a las del otro narciso, pero se vuelven más blancas; también el tallo es como el del otro, hueco, largo, delgado y liso. Produce en la parte superior una sola flor, un poco colgante, como la otra, grande como una rosa almizclera y más blanca, con seis pétalos y en el medio un pequeño cáliz, más ancho y plano que el otro, con un borde rojo. Y en el centro de dicho cáliz amarillo hay como tres bolitas, también amarillas, del tamaño de una semilla de cáñamo.

Su raíz tiene forma de cebolla, es negruzca por fuera y blanca por dentro. Su flor es muy perfumada, con un aroma dulce que se asemeja un poco al del jazmín, pero es más agradable. Toda la planta echa un solo tallo con una sola flor.

Gaspare Marchetto dei Rocca Contrada y yo lo encontramos por primera vez en el monte de Sassoferrato y luego en el monte de Sigillo, en mayo de 1557. Florece desde abril hasta mediados de mayo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más x