Dioscórides de Cibo y Mattioli

Pulmonaria (Pulmonaria vallarsae), ff. 27v-28r


Volver

«Existe otra especie de pulmonaria, muy distinta de la que nace en los viejos troncos de árbol; esta crece en lugares umbrosos, con unas hojas muy parecidas a las de la borraja, ásperas, pelosas y manchadas de blanco, con un sabor idéntico al de la borraja. A comienzos de primavera sale el tallo, en cuya parte superior brotan unas flores violáceas, muy parecidas a las de la cinoglosa vulgar. Los herbolarios experimentados atribuyen también a esta hierba la propiedad, no mediocre, de hacer cicatrizar las úlceras de pulmón {úlceras del pulmón, en rojo en el margen izquierdo}. A propósito de esto, Giuliano da Marostica, expertísimo médico trevisano, me aseguró haberla probado en repetidas ocasiones, con resultados extraordinarios, contra la expectoración de sangre {expectoración de sangre, en rojo en el margen izquierdo}. Se pone a cocer hasta que se reduce a la mitad y su cocimiento se da a beber con azúcar, o se administra el propio jugo preparado con azúcar. Para todo ello son de utilidad las hojas y las flores; cocida de cualquier modo, aliviará los tísicos {ms.: «quienes sufren de tisis», con tisis en rojo en el margen izquierdo} que la tomen. Esto es lo que dice Mattioli» (f. 27v).
 
Vive en bosques caducifolios dispersa por casi toda Italia, de donde es endémica. Es especie muy próxima a Pulmonaria officinalis, planta oficinal o de botica. Esta contiene mucílago, taninos y saponinas. Su cocimiento endulzado y tomado ablanda catarros y bronquitis. En tiempos pasados se utilizaba para curar la pulmonía y la tuberculosis, como ya indica el autor. La especie considerada tiene los mismos efectos. Sin duda indujo a su uso el parecido de sus hojas con el tejido pulmonar, según la teoría de las signaturas. Sus flores de color rosa intenso viran enseguida al violeta o azulado según se aprecia en la representación del autor; sus hojas tiernas se toman como verdura.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Dioscórides de Cibo y Mattioli Pulmonaria (Pulmonaria vallarsae), ff. 27v-28r

Volver

Pulmonaria (Pulmonaria vallarsae), ff. 27v-28r

«Existe otra especie de pulmonaria, muy distinta de la que nace en los viejos troncos de árbol; esta crece en lugares umbrosos, con unas hojas muy parecidas a las de la borraja, ásperas, pelosas y manchadas de blanco, con un sabor idéntico al de la borraja. A comienzos de primavera sale el tallo, en cuya parte superior brotan unas flores violáceas, muy parecidas a las de la cinoglosa vulgar. Los herbolarios experimentados atribuyen también a esta hierba la propiedad, no mediocre, de hacer cicatrizar las úlceras de pulmón {úlceras del pulmón, en rojo en el margen izquierdo}. A propósito de esto, Giuliano da Marostica, expertísimo médico trevisano, me aseguró haberla probado en repetidas ocasiones, con resultados extraordinarios, contra la expectoración de sangre {expectoración de sangre, en rojo en el margen izquierdo}. Se pone a cocer hasta que se reduce a la mitad y su cocimiento se da a beber con azúcar, o se administra el propio jugo preparado con azúcar. Para todo ello son de utilidad las hojas y las flores; cocida de cualquier modo, aliviará los tísicos {ms.: «quienes sufren de tisis», con tisis en rojo en el margen izquierdo} que la tomen. Esto es lo que dice Mattioli» (f. 27v).
 
Vive en bosques caducifolios dispersa por casi toda Italia, de donde es endémica. Es especie muy próxima a Pulmonaria officinalis, planta oficinal o de botica. Esta contiene mucílago, taninos y saponinas. Su cocimiento endulzado y tomado ablanda catarros y bronquitis. En tiempos pasados se utilizaba para curar la pulmonía y la tuberculosis, como ya indica el autor. La especie considerada tiene los mismos efectos. Sin duda indujo a su uso el parecido de sus hojas con el tejido pulmonar, según la teoría de las signaturas. Sus flores de color rosa intenso viran enseguida al violeta o azulado según se aprecia en la representación del autor; sus hojas tiernas se toman como verdura.

Ramón Morales
Real Jardín Botánico de Madrid
(Fragmento del libro de estudio del Dioscórides de Cibo y Mattioli)

Preferencias sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más obtener más información puedes leer nuestra política sobre cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso haciendo click AQUÍ.